Última Actualización: Martes, 20 de Abril del 2021

NOTICIAS IBAGUE TOLIMA | EL IRREVERENTE

Comparte en:

OPINIÓN 06-04-2021

La terrible noche no cesa para los empresarios de Restaurantes y Bares

La terrible noche no cesa para los empresarios de Restaurantes y Bares

Por: Juan Espinosa

Es evidente que el Covid 19 obligó a cerrar la ciudad y el país en aras de prevenir la propagación masiva del virus. No obstante, se han ensañado con estos sectores, junto a hoteles y demás integrantes de la actividad del turismo y entretenimiento. Pero no hay control en el transporte público lleno, las fincas campestres recreacionales llenas, fiestas privadas clandestinas por todos los barrios, la tercera saturada, los centros comerciales los fines de semana no hay por donde caminar. Acaso el virus solo asiste a restaurantes y bares?

Y no solo se han ensañado, sino que, además, han tenido que cargar la responsabilidad de otras ciudades. Para ser más explícito, los municipios como Melgar, Girardot, Cartagena, San Andrés, Palomino en la Guajira, Medellín, Cali, Bogotá con rumba permanente y abiertos al turismo con alto número de contagios y ocupación UCI, y el premio por no cerrar es que sus ciudadanos son trasladados a las ciudades como Ibagué donde en gran medida estos sectores han sacrificado sus altas temporadas de diciembre y semana santa por restricciones locales, que desaceleran el contagio pero que en últimas, se ocuparán sus UCIS con los trasladados de otras ciudades que nos obligará a confinarnos nuevamente.

Y para rematar, ampliaron los toques de queda hasta el 12 de abril. No hay derecho que toda la restricción se asuma en la noche como si el virus y el desorden social fueran solo nocturno.

No es justo. Ya se han cerrado locales por montones, en el centro comercial Acqua hay más de 40 locales desocupados, más los del centro, los de los barrios y aun así no se ven medidas regionales que den luz verde a estos sectores de la economía.

Viene la tercera ola, vienen nuevas cepas. La vacunación prometida este año de 35 millones de personas, llegará a lo sumo a 20 millones. A eso debemos sumarle el temor en la población sobre los efectos colaterales de las vacunas. Muertos en Inglaterra, Francia, Italia, Alemana, USA por supuestas contraindicaciones.

Ya es hora de que le suelten la rienda a estos sectores, pareciera que fueran culpables de la propagación.

Hay que darle la responsabilidad a los ciudadanos.

Hay que fortalecer el control.

 Hay que llamar a la responsabilidad social empresarial, pero sin terminar de ahogar a estos empresarios que se han hecho a pulso durante más de una década y que hoy se ven no solo satanizados sino en la iliquidez extrema y con altos grados de deudas por arrendamientos y servicios.

El Gobierno debe ayudar a financiar estas obligaciones y si no aporta dinero, al menos que deje trabajar, bajo los protocolos establecidos. Si todos abren, se disminuye la clandestinidad donde no se aplica ninguna prevención ni control. Lo clandestino se apoya en las restricciones. Los ilegales e informales aprovechan la clandestinidad para desbordar la capacidad de los sitios y violar los protocolos.

Hoy, los bares y restaurantes de Cali anunciaron marchas de protesta. Aunque no es lo deseable, es una vía de hecho que puede dar resultados en Ibagué.

Comparte en: