Última Actualización: Martes, 20 de Abril del 2021

NOTICIAS IBAGUE TOLIMA | EL IRREVERENTE

Comparte en:

OPINIÓN 03-04-2021

Autoempleo, una alternativa real

Autoempleo, una alternativa real

Por: Alejandro Rozo

Juan Carlos Pérez, trabajaba como empleado en un reconocido centro comercial de Ibagué, a raíz de la pandemia fue despedido, por lo que empezó a buscar trabajo, presento su hoja de vida en más de 15 almacenes sin recibir respuesta alguna.

Desesperado por la falta de ingresos, decidió visitar a su tía en un prestigioso conjunto de apartamentos, llegó con su mejor pinta y le ofreció realizar cualquier cosa; ella le respondió que, lo único que podía ofrecerle para hacer, era que sacara a pasear a su perro Matías, en las mañanas y en las tardes, ya que por su edad y por el crecimiento de la pandemia sentía miedo de salir.

Juan Carlos, comenzó a pasear la mascota de raza labrador a diario, en ese ir y venir, logro tomar confianza con uno de los vigilantes del lugar, quien le mencionó que, había varias personas que seguramente no podían sacar sus mascotas por sus ocupaciones y en especial, por la amenaza de contagio, por lo que entrego el número del joven a varias personas del conjunto.

Mes y medio después, no solo paseaba la mascota de su tía, paseaba siete (7) caninos más, en el turno de 7:00 a 8:00 A.M, otros seis (6) de 8:30 a 9:30 A.M, además de las mascotas de otro conjunto aledaño en el resto del día. Hoy, este emprendedor sigue paseando varios grupos de perritos, pero ya tiene su propia tienda de mascotas en alianza con una amiga veterinaria, encontrando una alternativa permanente para generar sus propios ingresos.

Marcela Ducuara, estudiante de cuarto semestre de dibujo arquitectónico, oriunda del municipio de Planadas – Tolima, pagaba la manutención y el arriendo de la residencia en la que vive cerca a la UT, con lo que sus padres le enviaban mensualmente, sin embargo, la situación económica de su familia empeoró, por lo que se vio obligada a buscar trabajo para no suspender los estudios.

Se dirigió de manera virtual a las diferentes agencias públicas de empleo, aplico a todas las ofertas laborales que encontró, pero nada resulto. En su afán de buscar una salida a la compleja situación económica, le surgió una idea que había tenido en mente gracias a sus conocimientos en informática y sistemas, se comunicó con varios de sus profesores y amigos, para ofrecerles los servicios de “asistente virtual”, en principio a nadie le intereso, por lo que se tomó la terea de hacer y enviar un completo portafolio de servicios que incluía: el manejo de agenda, recordatorio de citas y compromisos, asistencia a reuniones virtuales, diagramación de presentaciones, digitación de textos, búsqueda de tiquetes, confirmación de reservaciones y hasta el pago de recibos o tarjetas de crédito de manera virtual; todo lo que normalmente hace una asistente de gerencia.

Marcela hoy cuenta con 35 clientes, entre empresarios, profesionales o ejecutivos que, por sus ocupaciones, requieren del apoyo de esta asistente virtual por solo ochenta mil ($80.000) pesos al mes.

Así como Juan Carlos y Marcela han logrado una alternativa de ingresos a partir del autoempleo, existen muchas más personas que desarrollan actividades económicas en algo que el estado no le conviene y que ha denominado como informalidad laboral. Este tipo de alternativa tiene como ventajas: la baja inversión para iniciar este tipo de actividad, la independencia, el manejo del tiempo y el convertirse en un mecanismo de subsistencia siendo su propio jefe, también tiene sus desventajas: no cotizar al sistema de salud como independiente si no se tiene esta cultura, no generar ingresos formales para acceder a una vida crediticia o no tener la perseverancia necesaria para continuar.

Existen diversas oportunidades de autoempleo, solo para citar algunas: jardinero, oficios varios, entrenador personal, manicurista, estilista, asesora en temas de estética y salud, cuidadora de niños o ancianos, community manager, programador, mantenimiento de computadores, chef, distribución de comidas a domicilio entre otras, estas son apenas algunas de las inmensas oportunidades que no requieren mayores estudios para ganarse el sustento diario; también existen actividades de autoempleo ofertadas por profesionales como arquitectos, contadores, abogados, entre otras que podrían hacen parte de este ilimitado entorno. 

Es necesario apoyar dese las gobernaciones, alcaldías, cámaras de comercio e instituciones de educación, el desarrollo de iniciativas de autoempleo, como una medida de mitigación en tiempos de crisis. No se necesitan miles de millones, ni tener que esperar y calificar para participar en las escasas convocatorias que oferta el gobierno nacional para que unos pocos se capaciten como emprendedores, tampoco es necesario tener que ir al sector financiero a demostrar vida crediticia e ingresos para aplicar a un crédito por línea BANCOLDEX.

Muchos jóvenes, esos mismos que se reflejan en las cifras de desempleo que presenta el DANE, mes a mes, se quedarán esperando varios años para conseguir un empleo, por lo que se deben generar estrategias eficientes para garantizar ingresos a la población de base; 2,4 millones de hogares en Colombia ya no comen tres veces al día, por Dios, este es un tema de humanidad económica que debemos afrontar a partir de la implementación de procesos de innovación social que dinamicen la economía de los más vulnerables, a esos a quienes se deben brindar capacitaciones y talleres para que puedan encontrar y construir una alternativa económica, se necesita voluntad, enseñar a pensar a nuestros jóvenes para facilitar la ideación de modelos de negocio basados en el autoempleo.

Comparte en: