Última Actualización: cero, 28 de Febrero del 2021

NOTICIAS IBAGUE TOLIMA | EL IRREVERENTE

Comparte en:

OPINIÓN 18-01-2021

Revocatoria del mandato, víctima de partidismo antidemocrático

Revocatoria del mandato, víctima de partidismo antidemocrático

Por: Giovanny Molina

Durante dos décadas he recorrido la ciudad de Ibagué, sus barrios y comunas, conociendo las realidades sociales de su gente y las profundas problemáticas que en materia de salud, educación, trabajo y vivienda la afectan, entre muchos otros aspectos frente a los que, en un país como el nuestro, el Estado está llamado a jugar un papel protagónico para su solución.

Y puedo decir con total convicción que uno de los grandes aprendizajes que la ciudad ha tenido la generosidad de brindarme, es el de que sus ciudadanos, a pesar de todas esas dificultades, saben diferenciar en la actividad política de la ciudad, los ejercicios serios y coherentes de gobierno, en contraste con los discursos políticos vacíos y carentes de contenido, huérfanos de logros concretos en el ejercicio del poder.

Pues bien, estamos seguros que esa capacidad de discernimiento del pueblo ibaguereño se hará evidente, para rechazarla con contundencia, ante la propuesta de revocatoria del mandato contra el alcalde Andrés Fabián Hurtado Barrera, que ha sido presentada el día de ayer ante la registraduría municipal.

Frente a esa revocatoria, sabemos que se trata de un mecanismo de participación democrática basado en el principio básico de la soberanía popular consagrado por el artículo 3 de la Constitución Política, mediante el cual los electores pueden exigirle al gobernante su responsabilidad por incumplimiento de su programa de gobierno.

Pero lo que los ciudadanos deben saber también, es que la base de este mecanismo radica en una conciencia colectiva y ciudadana dirigida a generar un debate verdaderamente político, sobre hechos y ejecutorias del gobernante, que permitan determinar si en efecto este ha satisfecho las expectativas de su gobierno ante los ciudadanos.

Y por lo mismo, lo que no resulta admisible desde ningún punto de vista, es que este mecanismo de participación democrática, en el actual caso de Ibagué, resulte secuestrado por grupos partidistas que cuando lo promueven, lo hacen no con el propósito de generar un debate ciudadano, sino de satisfacer intereses electorales de clientelas políticas que no cuentan con el respaldo popular, y que cuando han tenido gobierno, han mostrado su abierta ineficacia en el ejercicio del poder.

En ese orden, resulta completamente incoherente encontrar dentro de los promotores de la revocatoria del mandato del actual alcalde, a tantos miembros de la administración municipal del anterior alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, absolutamente desastrosa para la ciudad, con altos niveles de rechazo popular.

Más aún, promotores dentro de los que se cuentan exfuncionarios que cuando la ciudad lo clamaba a gritos, guardaron silencio culpable durante la alcaldía de Luis H Rodríguez que culminó con el rotundo desastre en la organización de los juegos nacionales.

¿Cómo es posible que, desde su concepción, la revocatoria del mandato que ha sido inscrita ayer en contra de Andrés Fabián Hurtado, venga diseñada y promovida por individuos que hacen parte de grupos políticos que no solamente no representan a la ciudadanía, porque sus resultados electorales así lo demuestran, sino que más aún, hacen parte de un discurso político de odio de clases, que bajo argucias ideológicas pierden de vista las verdaderas necesidades de nuestra ciudad? Inaceptable. Bienvenido el debate, claro está, pero desde la verdadera ciudadanía, no desde liderazgos caducos que, por su completa ausencia en su poder de convocatoria, se encuentran ya al borde de la extinción.

Más aún, esa abierta incoherencia en la revocatoria que hoy se promueve, queda completamente revelada al observar que ha transcurrido tan solo un año de gobierno, dentro del cual el alcalde Andrés Fabián Hurtado, mostrando energía y carácter abrumador, y compromiso absoluto con la ciudad, a riesgo incluso de su propia salud, como es lo propio de cualquier líder verdadero, ha guiado los esfuerzos de toda la administración municipal para preservar la vida de los ibaguereños en medio de la pandemia del COVID-19, salvando vidas que de otra manera ya estarían perdidas.

¿Cuáles son los motivos que fundamentan la solicitud de revocatoria? ¿cuáles son los puntos concretos del programa de gobierno de nuestro alcalde que los promotores de la revocatoria afirman incumplidos? Nada se ha dicho hasta el momento, salvo el sórdido rumor de esos grupos huérfanos de poder y deseosos de ver nuestra ciudad en crisis política, para la sola obtención de réditos electorales.

En ese sentido, el artículo 65 de la Ley 134 de 1994 que regula este asunto exige que la solicitud de convocatoria a la revocatoria, contenga las razones que la fundamentan, y describa los hechos concretos del supuesto incumplimiento del programa de Gobierno, los cuales nuestro alcalde sabrá desvirtuar con cifras y hechos reales, no solo de lo que se ha hecho, sino de lo que en su gobierno viene para nuestra ciudad.

Por todo esto, estoy seguro que, en su sabiduría, el pueblo ibaguereño sabrá reconocer el desespero de los revocantes, y el compromiso con que Andrés Fabián Hurtado Barrera ha asumido los destinos de nuestra amada Ibagué.

Comparte en: