Última Actualización: Lunes, 28 de Septiembre del 2020

NOTICIAS IBAGUE TOLIMA | EL IRREVERENTE

Comparte en:

OPINIÓN 07-06-2020

Pandemia, un nuevo enfoque de país

Pandemia, un nuevo enfoque de país

La crisis económica generada por el Covid-19, más los tiempos de aislamiento, han generado espacios para que evaluemos, no solo las necesidades coyunturales, sino también las debilidades sistemáticas de nuestros sistema social y económico.

He participado en dos (2) ocasiones en los diálogos organizados por la Universidad de Ibagué y he aprendido de las iniciativas presentadas por cada uno de los asistentes. Algunos defienden sus necesidades, otros plantean escenarios más globales. Lo cual alimenta el debate y nos pone de manifiesto qué debemos mejorar en todos los sectores y en todos los liderazgos actuales de la región.

También, nos ayuda a entender que dentro de las diferencias podemos, construir consensos y aportar nuestras iniciativas dentro del marco del respeto de la individualidad y construir colectivos que no solo desarrollen conceptos, sino también se desarrollen soluciones.

La temática fue y sigue siendo: Reactivación de las empresas más allá de los protocolos.

Y tiene su razón de ser, puesto que lo que hemos observado es la necesidad urgente de abrir negocios para reactivar la economía, olvidándonos que el poder adquisitivo de todos nosotros está seriamente lesionado y que, ahora solo podemos cubrir los gastos de la canasta familiar a duras penas y para que se puedan efectuar otros gastos van a necesitar de un mayor tiempo.

Desde mi perspectiva, esta crisis ha develado fuertes debilidades en nuestro sistema económico, desde lo macro hasta la pequeña economía. Por ende, se necesitan transformaciones y no solo apertura comercial.

No es posible un progreso colectivo y un bienestar general, si el Estado sigue operando como lo hace desde una perspectiva netamente capitalista, delegando y relegando funciones de control, de inclusión social y de apertura de oportunidades para todos.

Reforma al Sistema Financiero

El sistema financiero está compuesto por la banca de primer piso (Agrario, Colombia, etc.), la banca de segundo piso (Findeter, Infibagué, etc), el banco emisor (Banco de la República), fondos de pensiones y las bolsas de valores y mercantil entre otros.

Se requieren leyes que:

1)       Exijan a la banca de primer piso deberá destinar un porcentaje de sus recursos a financiar nuevos emprendimientos y a empresarios en crisis con tasas de interés mínimas y largos periodos de gracias que permitan el fortalecimiento empresarial y ampliar su capacidad de pago.

2)       Reducir los márgenes de intermediación que elevan las tasas de interés en hasta siete (7) veces la inflación.

3)       Reducir los costos de manejo de cuentas bancarias y de tarjetas débito y crédito.

4)       Liberar los fondos de pensiones de las personas naturales para que podamos desahorrar en momentos de crisis generales como el Covid o personales. En este momento hay cerca de $267 billones de pesos en los fondos de pensiones. Los fondos de pensiones tienes “secuestrados” los dineros de todos nosotros con el auspicio del Estado. Si solo nos permitieran liberar el 30% de nuestros ahorros en pensiones, se liberarían cerca de $80 billones que reactivarían el consumo y por ende, la economía de una manera más rápida y menos traumática.

5)       Permitir a los infi, como Infibagué, llegar con créditos directamente a los empresarios y no a través de intermediarios que encaren el préstamo y vuelven inviable el otorgamiento de créditos. Hoy en día, sus tasas de interés son iguales a la banca privada.

6)       Flexibilizar y disminuir los costos de emisión de títulos y acciones en las bolsas de valores y tener acceso a flujos de capital de inversión a largo plazo. Para el 99,9% de las empresas colombianas en inviable emitir acciones en la bolsa.

Reformar La Prestación De Servicios Públicos

El Estado debe retomar la prestación de servicios públicos esenciales como agua, luz, aseo y gas. Es inadmisible que, en plena crisis, suban las tarifas, facturen consumos promedios cuando los locales están cerrados y además extiendan plazos de pago a tasas de interés comerciales. Con los servicios públicos en poder del Estado, hubiera sido posible medidas como a) disminución de tarifas, b) plazo de pago sin costo financiero, c) gratuidad en el consumo mínimo vital por familia, d) condonación de deuda y costos de reconexión.

Reforma Tributaria

Existen diversos sectores de la economía, como las zonas francas, el sector solidario, las ONGS, el turismo, las empresas exploradoras de hidrocarburos, los gremios, las EPS e IPS, etc. Donde cada uno cuenta con especificidades que los exonera del pago de impuestos o los grava de manera diferencial para sostener el gasto de funcionamiento y las inversiones Estatales.

Por ende, se requiere una reforma tributaria que:

a)       Conlleve la reducción de las instituciones del Estado. Difícilmente un colombiano sabe cuántos institutos, embajadas, ministerios, agencias, fondos, etc. tiene el Estado y dentro de esa estructura, la duplicidad de funciones en las cuales se sobreponen unas a otras. Toda esa estructura es sostenida con nuestros impuestos.

b)       Iguale hacia abajo los mecanismos de tributación en las empresas.

c)       Disminuya el impuesto sobre las personas naturales

d)       Controle la evasión de impuestos a través del contrabando, de precios artificialmente bajos o altos, el lavado de dinero, etc.

e)       Estimule la inversión en nuevas empresas. Inversión extranjera e inversión local.

f)        Aumente las regalías para aquellas actividades que desangran el medio ambiente y recursos naturales, como la minería, el petróleo, la pesca en nuestros mares, la industria contaminante. Es aberrante ver como Guajira y Casanare no cuentan con agua potable pero sus tierras han sido degradadas por la exploración del carbón y del petróleo.

g)       Estimule la modernización de métodos de producción.

h)       Estimule la integración empresarial para lograr mayores eficiencias productivas.

Si no hay mejores condiciones tributarias que nuestros países vecinos que han sido fuertemente golpeados por la pandemia (Brasil, México, Ecuador), pronto, otros países reducirán sus impuestos y las inversiones locales y foráneas irán allí donde les resulte más viable y menos costoso ser empresario.

Reformar Los Gremios

El objetivo de los gremios es trabajar por el bienestar de “todos” sus afiliados. Creo que, así como hay de actividades y productos, se han creado gremios. La panela, el arroz, el café, el ganado, la palma, el cacao, los pequeños comerciantes, los constructores, los industriales, los carboneros, los petroleros, gremio para concejales, alcaldes, gobernadores, etc. etc.

En esta crisis he observado que los gremios se han dividido y han obtenido algunos logros que favorecen a unos, pero no a todos. Y digo favorecer de manera hipotética porque creo que todos los empresarios de este país están perjudicados excepto la banca, los alimentos y la salud.

Las exenciones de IVA al turismo son inocuas, cuando el aislamiento, le miedo y el pobre poder adquisitivo es nuestra realidad. Los restaurantes y bares, cerrados y aunque no cobre el impuesto de consumo, no representa reactivación. Solo para citar un ejemplo.

 

Creo que la individualidad le ha hecho perder a los empresarios la fortaleza para exigir al Estado que obligue a los bancos a prestar a los que hoy no tienen.

Asimismo, creo que el sostenimiento de los gremios debe ser pagado por el Estado y no por los agremiados porque ello aleja la colectividad y la limita solo a aquellos que tienen capacidad de pagarla. Es decir, se vuelve un club privado que representa a la colectividad, pero sin la voz y el voto de la colectividad. Y ello estimula la falta de “formalización” ante los gremios y el Estado mismo.

Los esfuerzos que ha hecho el Estado para alivianar los costos de la crisis van a pasar su cuenta de cobro al mismo Estado, y con todo ese esfuerzo, no se ha logrado subsanar la crisis social ni económica puesto que son esfuerzos aislados, desenfocados y en algunos casos malversados por la corrupción.

Solo podemos concebir una nueva realidad, si el Estado es parte activa en la creación de ella y no solo porque la crisis traiga como resultado la nueva concepción.

 

 

 

Comparte en:

PUBLICIDAD

Mercacentro
Alcaldía de Ibagué 
Ibal 


VIDEOS DESTACADOS

Todos contra el coronavirus 

Salud mental en época del Covid-19