Última Actualización: Martes, 14 de Julio del 2020

NOTICIAS IBAGUE TOLIMA | EL IRREVERENTE

Comparte en:

OPINIÓN 07-04-2020

Síndrome

Síndrome

Las complejidades de los días han golpeado a mi puerta sin reparo alguno, he examinado mis acciones repetidas veces logrando admitir personalmente una gran suma de errores y malas decisiones. Sí malas decisiones. He sido una persona explosiva, emocional, soy sin duda un aventurero de la magia de las letras. Eso me ha traído inconveniente a la hora de encajar en este mundo de agrupaciones efímeras, que aparentan formas de vida hipócrita y mentirosa. Pero también he comprendido que no quiero encajar en ningún lugar, no quiero que me encasillen, que me clasifiquen en ningún grupo social y menos esperar la aceptación de quienes ruegan y suplican ser aceptados, para convertirse en personas que no son y muchas veces ni siquiera quieren ser. He visto amigos morir muchas veces. Sí mueren al convertirse en personas que no son para buscar aceptación, viven del qué dirán, mendigan aprobación y lamen suela a diestra y siniestra lo cual es muy peligroso en estos días, pues no sabemos si esa suela se encuentre infectada de coronavirus, el mal necesario que nos está mostrando que todos somos exactamente igual y, que con dinero o sin dinero corremos el mismo riesgo de ser infectados, es más ni todos los millones de dólares del mundo puede comprar la cura para el célebre virus que no hace distinción de persona.

Queridos lectores que son pocos, pero fieles, estos días no han sido fáciles para ningún hogar colombiano, hemos tenido que echar mano de recursos extremos para pasar el tiempo, para matar el tiempo literalmente, redes sociales, series, películas, música, en fin, un sin número de recursos que nos evite enloquecer. Yo ya enloquecí y creo que yo ya no soy yo, por lo menos el mismo yo interior, este acontecimiento me ha llevado a especular serias tesis sobre lo verdaderamente importante en la vida, lo que realmente no tiene valor económico, pero si un valor interno que espero podamos hacer resurgir buscando una especie de reivindicación social e interna. No todo en la vida tiene que girar entorno al dinero, aunque es un mecanismo muy eficaz para sobrellevar la angustia que a veces presenta la vida, miremos métodos alternos pero eficaces para escapar de la agonía del día a día. No seamos presos de las imposiciones sociales que nos establecen ciertas esferas o círculos, seamos autónomos y auténticos creemos un libreto propio con nuestros personajes, diálogos y gustos, que si nos apetece echarnos un sonoro pedo no tengamos que rendirle cuentas a ningún siniestro personaje. 

Por: José Antonio Buenaventura

Comparte en: