Última Actualización: Viernes, 25 de Septiembre del 2020

NOTICIAS IBAGUE TOLIMA | EL IRREVERENTE

Comparte en:

OPINIÓN 20-01-2020

El segundo round (21E)

El segundo round (21E)

Lo que sucederá mañana en el país es el inicio del segundo tiempo de la protesta social o el paro nacional como se ha llamado en Colombia. Se trata nuevamente de la expresión pública y en las calles del inconformismo no solo contra el Gobierno Duque si no contra las medidas económicas tomadas, la falta de liderazgo en temas como preservar la seguridad general, defender la vida de defensores humanos y líderes sociales, contrarrestar el paso agigantado que grupos ilegales -tanto de izquierda como de derecha- vienen dando sobre partes del territorio colombiano tomándoselo.

El Pacífico nariñense, chocoano, valluno, es muestra de ello, lo mismo que lo que sucede en los santanderes, incluida la zona del Catatumbo; así como las avanzadas en el norte sobre la costa Atlántica incluida San Andrés y la Sierra Nevada de parte grupos de narcotraficantes, neo o viejo paramilitares y alianzas como las de ELN, las disidencias de las FARC con carteles internacionales del narcotráfico incluidos los mexicanos.

Pero no es lo único que sigue creciendo. Lo hace el inconformiso social frente a una sociedad cada vez más inequitativa económicamente, un nivel de ingresos pírrico para las clases menos favorecidas y una clase media en vía de extinción rápida, mucho más con las medidas regresivas del Gobierno actual sobre su renta y patrimonio, así como la falta de empleo digno,  pero en contraste se sigue beneficiando al gran capital financiero y bursátil, las multinacionales extractivistas, a las cuales no les ha tocado sus ganancias netas ni ha querido variar el porcentaje legal de regalías que deben pagar por la riqueza natural que se llevan.

De otra parte, el manido argumento de que toda la movilización y sus objetivos se había montado sobre mentiras y embustes, que los estaba financiando Venezuela, Rusia, China, Irán y hasta los extraterrestres se cayó por su propio peso o por levedad de verdades, porque bastó el mes de diciembre para dar razón a quienes lideran el inconformismo dadas las acciones y medidas adoptadas por el Gobierno; la más visible de todas la reforma tributaria, enmascarada con otro nombre y la ineficaz tarea para detener el chorro de sangre que se mantiene sobre voceros comunales en todas partes del país.

No hay duda de que el primer round se lo ganó pleno el Gobierno Duque, Uribe, el Centro Democrático, el partico Conservador y Cambio Radical al sentimiento nacional de indignación  y los movimientos sociales de calle. La Navidad, el Año Nuevo y el espíritu decembrino hicieron lo suyo para disolver la protesta mucho mejor y más rápido que el poco querido ESMAD.

Ahora con la primera jornada 2020 convocada para mañana en las calles para expresar el descontento, inicia un nuevo pulso entre el establecimiento colombiano contras sectores alternativos, sindicatos y demás movimientos sin partido y simples ciudadanos que siguen reclamando mejores y mayores condiciones económicas y de bienestar general. Cada uno se ha reforzado, Duque con los taxistas, camioneros y hasta los de Rapi, también repartió bombones en el Chocó; los otros con los movimientos de dignidad agropecuaria y cafetera, indígenas y campesinos de zonas nuevamente afectadas por masacres y desplazamientos que no se veían hacen por lo menos 6 años en Colombia. Además, las amenazas de muerte y acciones intimidatorias se están volviendo a poner a la orden del día en el país contra rey-mundo y todo el mundo.

Lo cierto, por lo que se nota y por el descontento que se palpa en las calles entre ciudadanos de a pie en el día a día, es que la cosa va a estar álgida este año. Mucho más férrea que la del año pasado, con mayor desconfianza y se va a comenzar a librar desde hoy en los medios de comunicación, las redes sociales y los escenarios públicos. Creo que estamos entrando en una espiral de radicalización en masa sin retorno.

Por: Nelson Germán Sánchez Pérez –Gersan-

 



Comparte en: