Última Actualización: Martes, 31 de Marzo del 2020

NOTICIAS IBAGUE TOLIMA | EL IRREVERENTE

Comparte en:

OPINIÓN 14-05-2019

Reflexión, día de las madres

Reflexión, día de las madres

Por: Giovanny Molina

Hace unos días tuve la oportunidad de escuchar una conferencia sobre la importancia de dedicar tiempo y cariño a la construcción de sanas y fuertes relaciones interpersonales; las palabras de Víctor Kuppers (conferencista), trajeron a mi mente, una frase que para la mayoría de las personas conecta con lo religioso o espiritual: “Honrar a  padre y  madre”; además de estar en las sagradas escrituras, esta frase, tocó mi vocación de servicio en lo más profundo y me hizo reflexionar sobre algunos problemas sociales que aquejan al departamento del Tolima. Veamos:

El 23 % de la población colombiana supera los 50 años de edad, por lo que podríamos concluir, que en el Tolima contamos con aproximadamente 450 mil personas ejerciendo rol de padres y abuelos, cuidadores o custodios de niños, niñas y adolescentes y en muchos de los casos (tristemente), sin ayuda de sus hijos, que por distintas razones se apoyan o descargan la responsabilidad del cuidado y educación de sus hijos en sus abuelos; un panorama complejo, sobre todo para los niños que deben crecer sin arraigo: hoy aquí, mañana allá… en fin.

La peor de las situaciones ocurre cuando, sin importar toda una vida de esfuerzo, trabajo duro, amor y dedicación, estas madres y adultos mayores son sentenciados al olvido, a la indiferencia, a una apatía que no siempre es económica, sino aquella que más duele y marchita el alma: el desgano emocional de familias que los abandonan a su suerte, en una casa con toda clase de comodidades pero sin calor de hogar; en otros, a regalos materiales onerosos, carentes de respeto; en los menos, ni siquiera preocupación familiar por satisfacer sus necesidades básicas, de alimentación, vestido y techo; cuántos abuelos no vemos con su autoestima socavada, acongojados y viviendo de la buena voluntad de terceros o de los poquísimos programas de ayuda estatal.

Celebrar el día de la madres debe trascender fotografías, memes, almuerzo y detalle; más allá de las  cosas materiales, debiéramos HONRAR , VALORAR Y RESPETAR SU VIDA, SU COMPAÑÍA, SU EXPERIENCIA y sobre todo la DEDICACIÓN de toda una vida a nuestro servicio y bienestar; es darles el lugar de respeto emocional, físico y material que se merecen, retribuyendo con tiempo y cariño constante, esa invaluable presencia en nuestras vidas; no estaría de más recordar, que nuestro dolor será siempre el de ellas.

Por ello, para mí -y creo que para muchos-, es difícil de asimilar, que el fin de semana, que incluye la celebración del Día de las madres, sea históricamente, el más violento del año en Colombia (año 2.018, 611 casos de violencia intrafamiliar, 1.023 casos de lesiones personales y 126 homicidios), una situación de la que el Tolima, lastimosamente, tampoco escapa.

Es urgente que la sociedad trabaje (mos), por el fortalecimiento de la familia, por el rescate de los principios y valores morales que nos enseñaron nuestras raíces indígenas, en los que la mujer por ser madre y dadora de vida, tenía junto a los adultos mayores, un lugar de privilegio y en el que su experiencia y sabiduría, constituían el mayor saber de una comunidad. No en vano, alguien dijo en una conferencia internacional, que, en África, cuando moría un anciano, era como si quemaran una biblioteca.

Es innegable, que en la medida en que cada familia tolimense, honre a Padre y Madre como se debe, muchos de los conflictos y problemáticas sociales (violencia intrafamiliar, alcoholismo, drogadicción, suicidio), podrán solucionarse.

“Tiempo y cariño para las personas que más amamos”, tendría muy poco costo en realidad; solo sería cuestión de reconocimiento y respeto, actitudes del corazón y un poco de alma y estaríamos listos para empezar a cambiar esta sociedad.

Comparte en: