Última Actualización: Lunes, 26 de Septiembre del 2022

NOTICIAS IBAGUE TOLIMA | EL IRREVERENTE

Comparte en:

OPINIÓN 07-08-2022

Ibaguereños: No resignación, vamos por una economía del amor

Ibaguereños: No resignación, vamos por una economía del amor

Por: Inés Yohanna Pinzón

Desde hace tiempo se ha hecho costumbre en la “tierra ibaguereña” apelar a los comentarios negativos, desobligantes y desalentadores sobre la manera en que es administrada y de paso como somos administrados.  Cansados de tantas burlas, de vernos expuestos a tantos malos ratos, de tener que ver, escuchar y transitar por las calles de nuestra ciudad que parecen de la edad media, hemos terminado resignándonos. La agenda de los ibaguereños se ocupa hoy más de temas nacionales, mientras lo local se enrarece en un silencio agotador.

La resignación es la aceptación con conformidad de la adversidad y en general, de lo que se percibe como perjudicial, algo que resumo en las expresiones cotidianas: “pero que hacemos, eso es lo que hay. Eso es lo que la tierra da” ese aire conforme nos sumerge en una suerte de abandono.

Pero como mi idea no es promover el estado de la paciente resignación, y tampoco caer en el lenguaje de la indignación, porque los dos términos deben ser superados con la acción positiva, pensé en lo bueno que sería motivar desde la idea de la multiplicación en la economía del amor.

¿Amor? ¡Si es que ese término ya no se usa, profe! eso me dirían los estudiantes, a quienes aprovecho confesarles aquí y ahora que en el esquema de mis prioridades ocupan un importante lugar: “les amo profundamente” han salvado días difíciles, logrando comprobar que la economía del amor de la que quiero hablar es real y posible.

No hay recurso más escaso que el amor. Sin embargo, no hay recurso que mejor se comporte ante su uso, dicho de otra forma: el amor es un recurso que al usarse se multiplica, es un activo que crece y no se desgasta por el uso. Si todo funcionara bajo esa lógica, no tendríamos pobreza, por lo menos no tendríamos pobreza afectiva, espiritual y cívica.

Si esta teoría -que debo señalar no es propia- fuera aplicable a otras virtudes o emociones cívicas y políticas, podríamos encontrarnos ante un panorama diferente para la ciudad. Si se aplicara al respeto, a la transparencia, a la empatía, a la solidaridad, el resultado sería muy alentador. Todos los sentimientos y las virtudes cívicas requieren del relacionamiento con otro, y cuanto más necesita uno del otro, más fácilmente se crece. Desafortunadamente no lo comprendemos de modo pacífico, y multiplicamos sensaciones corrosivas como la envidia, el chisme y la negatividad, toda ella transita en el lenguaje cotidiano y no calculamos el alto costo que pagamos por hacerlo en la vida propia.

Es un error común en estos tiempos creer que las emociones e incluso la ética son subjetivas, o que provienen de algo más allá de lo físico, que no podemos controlar.  Es algo así como que creemos que nacemos amorosos o destinados al amor, o que nacemos buenos y destinados a lo bueno, no es cierto. El amor como la ética son aprendizajes, no están en la subjetividad de las personas, es propio de la vivificación en sociedad, nos volvemos amorosos con actos amorosos, empáticos con actos solidarios, transparentes con actos de verdad y honestidad, respetuosos con actos de reconocimiento hacia el otro y así, hasta multiplicarnos de modo extraordinario.

Hay que exigirnos, hay que exigir.  No podemos caer en la resignación y tampoco en la ciega rabia. Hoy los ibaguereños estamos llamados a multiplicarnos en mejores sensaciones, sentimientos y emociones, podemos empezar por el lenguaje, que este sea positivo pero realista, que exija y que no se resigne.

Comparte en: